Dieta antiinflamatoria

Hasta hace un par de años la dieta que seguíamos en casa estaba basaba en hidratos de carbono; cereales integrales, pasta, arroz, pan, no tomábamos muchas grasas, ni abusábamos de la carne o el pescado, comíamos mucha verdura y fruta, leche y yogures desnatados, evitábamos la bollería industrial y poco más, seguíamos a rajatabla la famosa pirámide de los alimentos. Sin embargo, a medida que pasaban los años, la sensación de que la comida no me sentaba bien iba en aumento y hace tres años desarrollé rosácea, una enfermedad crónica de la piel que no tiene cura y cuyos brotes sólo se controlan tomando antibióticos. Me planteé, no así mi médico, que quizás estuviera relacionada con la alimentación e investigando por mi cuenta encontré el blog de Adolfo D. Lozano que recomendaba seguir una dieta antiinflamatoria. Aquí empezó nuestro particular viaje por las dietas bajas en carbohidratos.

Las normas básicas si quieres comenzar una alimentación antiinflamatoria son sencillas:

- Come proteína en todas tus comidas.

- Consume carbohidratos poco glucémicos -que no disparan el azúcar en sangre- como verduras, frutas y legumbres; y restringe los carbohidratos glucémicos -que elevan rápidamente el azúcar en sangre- como son la pasta, pan, arroz, maíz, patata, harinas, los cereales en general. Y por supuesto deja el azúcar.

- Añade grasa saludable. Las saturadas de origen animal (mantequilla, natas y cremas sin azúcar, manteca de cerdo, tocino, grasas incluidas dentro de las carnes y piel de aves) y vegetales como el aceite de oliva virgen, aceite de coco y aceite de palma. Abandona los aceites vegetales, ricos en omega 6 como el de girasol, maíz y soja. Evita las grasas trans que se encuentran como ‘grasas hidrogenadas’ o ‘parcialmente hidrogenadas’ en la margarina y la bollería industrial.

Siguiendo estas normas estás haciendo una dieta antiinflamatoria, puedes afinar más, depende de la cantidad de hidratos que quieras consumir, desde la dieta de la zona hasta la paleodieta encontrarás bastantes variaciones, algunas dietas restringen el consumo de legumbres, verduras, frutas, o lácteos… lo mejor es que observes tu cuerpo, como te sienta cada alimento y decidas.

En casa empezamos siguiendo la dieta de la zona, aunque poco a poco hemos ido evolucionando hacia una dieta más paleo, eliminando prácticamente la fruta, aumentando las grasas saturadas de origen animal, aunque mantenemos la verdura, una ración en la comida y otra en la cena, de producción ecológica, simplemente porque nos gusta mucho. Los platos que aparecen en el blog son los que cocinamos en casa cada día, busco las recetas en internet, en libros de cocina o bien son los que cocinaba mi madre en casa. Solemos comer a la semana, dos días legumbres con proteínas y el resto de días pescado o carne, acompañados de verduras y huevos.

Para leer sobre estos temas, existen algunos, no muchos, blogs en español en donde encontrarás ideas sobre nutrición poco convencionales, y en principio, difícil de asimilar, sobre todo para los que hemos crecido con la pirámide alimentaria (tradicional) pegada en la puerta del frigo.

En Libertad Digital escribe Adolfo David Lozano, autor del blog Juventud y belleza, con un enfoque muy revolucionario del tema alimentario. Tambien es muy interesante el blog Aprende a comer con el Doctor Bromatologo, o La wiki de la Dieta Antiinflamatoria de Álvaro y el blog de Ana Me gusta estar bien, donde además de otras cosas, también tiene deliciosas recetas de postres antiinflamatorios.

Otros blogs:
El fin de la nutrición estándar
Somatotropina
Vida Paleo
Un cafelito a las once, en su apartado de nutrición.

Slooping.net, también en su apartado de nutrición.

La mayor parte de la información está en inglés, hay cientos de blogs, tanto de médicos, nutricionistas u otros expertos, como de gente corriente que habla de sus experiencias siguiendo una alimentación baja en carbohidratos. A través del blog y los podcasts de Jimmy Moore se puede conocer a muchos de ellos.